El mensaje de una “reina” de La Pampa: “No me siento cosificada”

En un portal de la Pampa, dieron a conocer el pensamiento de una reina de un certamen de belleza, con respecto a voces que se han alzado en contra de estos certámenes, donde se elige una reina con sus princesas.

Los concursos de belleza, donde se eligen “reinas” y “princesas”, son una práctica extendida y naturalizada en el país. Son parte de festejos municipales, provinciales y nacionales, de promociones de productos y hasta de iniciativas turísticas. En los últimos años, incluso en La Pampa, se han alzado voces en contra de estos concursos porque, sostienen, “cosifican” a las mujeres. Su principal argumento es que se ejerce violencia al exhibir el cuerpo de las mujeres, seleccionado y trabajado para satisfacción de la mirada masculina.

Ileana Larregui Armani -una joven de La Maruja (La Pampa), que ha sido elegida Reina Provincial del Bicentenario e incluso Reina Nacional de los Obreros de la Construcción-, defendió su participación en estos concursos, en un mensaje publicado en las redes sociales, que ya se viralizó. “Yo elijo postularme”, dijo. “Basta de decir que nuestros reinados, las pasarelas, los concursos de belleza nos cosifican”, reclamó.

Su mensaje es el siguiente:

“Hace dos años comenzaba un nuevo rumbo, cumpliendo algunos sueños que tenía escondidos, en el 2016 logre mi primer título: “Reina Provincial de la Semana Gaucha”, ese mismo año tuve la conformidad de ser “Reina Provincial del Bicentenario”, el cual me dio la oportunidad de viajar a la provincia de Tucumán, representando a mi provincia y me traje dos títulos “Embajadora de la Paz” y “Segunda Princesa Nacional del Bicentenario Argentino”, gracias a esos títulos pude recorrer la mayoría de las fiestas provinciales de La Pampa, en 2017 logre un titulo nacional “Reina Nacional de los Obreros de la Construcción” reinado que me permitió recorrer toda Argentina, este año pude volver a representar a mi provincia en Tucumán como “Señorita Independencia La Pampa”, en la categoría adolescente, donde me traje nuevamente dos títulos “Señorita Independencia Concientización Cívica” y “Segunda Finalista Señorita Independencia Argentina”.

 

En cada fiesta en la que me presente, sea como consagrada o postulante me inculcaron que podemos ser altas, bajas, flacas, gordas, rubias, morochas, pelirrojas, y eso no va a importar, que lo que realmente importa es como somos por dentro, que pensamos, que decimos, que hacemos, si somos capaces de hablar sobre una fiesta, pueblo, provincia o ciudad en frente de cualquier persona, o de una multitud.

Nuestra belleza no se mide, ni se pesa, somos lo que sentimos, lo que pensamos y decimos, el cómo nos comportamos delante de una sociedad que hoy en día está muy dividida por distintos lemas, divididas por mandatos sociales establecidos, que parecen irrompibles pero no, somos las encargadas de mostrar que los certámenes de belleza nos premian por como pensamos, no por una figura perfecta.

Invito a cada persona que dice que “nos cosifican” a acompañarme a recorrer todo este año que me queda como una de las soberanas de “Señorita Independencia Argentina”, y demostrarle que lo que ven en las películas no es lo que realmente pasa, explicarle que aprendemos sobre la cultura y la historia de un lugar, recorremos sus puntos turísticos y conocemos a su gente”.

 

Fuente DiarioTextual.com