ATE reclama bonificación salarial, protección e insumos para los trabajadores de Salud

No alcanzan las gracias y lo aplausos para quienes prestan servicios en las áreas cítricas del Estado
La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) insiste en el reclamo sobre la necesidad de otorgar un plus salarial a los trabajadores de la salud que no están comprendidos en el asueto administrativo dictado por la Gobernadora Carreras bajo el decreto N° 293/20 para contener el avance del coronavirus.

Asimismo, el gremio demandó la provisión de insumos y protección necesaria en los 37 Hospitales de la provincia -6 de los cuales son Hospitales zonales- y en los 184 Centros de Atención Primaria de Salud (CAPS): hacen falta barbijos, antiparras, guantes estériles y no estériles, calzado especial, gorras, mascarillas; junto con elementos de limpieza como lavandina, detergente, jabón, desinfectantes y alcohol en gel, entre otras cosas.

En este sentido, ATE solicita que las medidas abarquen no solamente al sector que se desempeña directamente sobre los pacientes, como médicos y enfermeros, sino también a todo el personal que presta servicio en los hospitales y centros de salud rionegrinos y que cumplen tareas en distintas áreas, como son los trabajadores de la cocina y lavaderos, administrativos, choferes de ambulancia, mucamos, quienes se desempeñan en servicios técnicos, como es laboratorio y rayos, personal de mantenimiento y otros sectores del área de la salud como los agentes sanitarios.

Por estas horas se va haciendo necesaria, además, la incorporación de personal, camas y respiradores, además de la posibilidad de realizar test masivos para detectar cuanto antes el virus del COVID 19.

El sindicato exige también mismo reconocimiento para otros trabajadores no exceptuados, como los que están al cuidado de los hogares de ancianos, discapacitados, niños y adolescentes y los que se encuentran realizando guardias mínimas en otros sectores del Estado, como así también a todos los que prestan el servicio de seguridad (policías y agentes penitenciarios).

En cuanto al monto de la compensación se considera que deberá ser como mínimo el de las jornadas trabajadas bajo la excepcionalidad, pudiendo debatirse los pagos diferidos atentos al difícil momento que atraviesan las finanzas en la provincia.