Fuerte adhesión de los trabajadores del Estado al paro convocado por la UPCN

A media mañana se registra entre un 75 y 80% de adhesión al paro general que se viene llevando adelante en los diferentes organismos de la Administración Pública en toda la provincia. De esta forma, la gran cantidad de trabajadores que adhirieron al paro manifiestan el desacuerdo con lo dispuesto por el gobierno en el tema salarial.
Según esa disposición, un trabajador de la categoría 1 que hace un año cobraba $13.670, con los aumentos otorgados tendrá en su bolsillo $16.737 en enero de 2019, o sea, luego de un año e incluso con el primer tramo del aumento para el siguiente, tendrá en sus bolsillos apenas un 22% más contra casi un 50% de inflación y una feroz desvalorización del peso a través de la triplicación del valor del dólar, solo nombrando algunos de los parámetros que marcan el elevado aumento del costo de vida en nuestro país, que es aún más alto en la Patagonia.
Un agente de la categoría 18 (la más alta de la Ley 1844, quienes tienen más antigüedad) que recibía en enero 2018 $25.398 de neto teórico, cobrará luego de un año $30.949, apenas un 22% más, mientras los alquileres -que hasta se quedaron atrás de la inflación- en el mismo período aumentaron un 35 o 40%; la luz, el gas y demás servicios escalaron de manera abrupta y la canasta básica para no ser pobre se acerca a los $47.000 pesos.
ESTE PARO DE GRAN ADHESIÓN A NIVEL PROVINCIAL ES LA MUESTRA DEL DESACUERDO DE LOS TRABAJADORES. La medida, lejos de ser arbitraria, responde el sentir de los compañeros que a día de hoy deben hacer frente a los gastos cotidianos y familiares a través de endeudamientos. Los salarios se cobran para pagar las deudas que son cada vez mayores.
Ante el RECHAZO DEMOSTRADO POR MÁS DEL 75% DE LOS TRABAJADORES (que tienen más peso que una reunión de 8 o 10 dirigentes que aprueban vergonzosamente la propuesta gubernamental), desde la UPCN solicitamos al gobierno una convocatoria urgente del Consejo de la Función Pública.