Por vías digitales, Tras un ADN positivo, un niño obtuvo su nueva partida partida de nacimiento

La comunicación digital en tiempos de ¨Aislamiento social¨, entre un juzgado de Familia y el Registro Civil y Capacidad de las Personas de Río Negro permitió que un niño obtenga su nueva partida de nacimiento, en la que se incorporó la filiación con su papá, quien no lo había reconocido al nacer.
El uso de herramientas digitales para continuar prestando el servicio de justicia en casos urgentes se está expandiendo a otros organismos públicos, afianzando una dinámica de trabajo virtual, especialmente en beneficio de las personas más vulnerables.
Demanda de filiación
Hace algunos meses la titular del Juzgado de Familia de Luis Beltrán, Marisa Calvo, había dictado la sentencia de filiación, haciendo lugar a la demanda impulsada por la mamá del niño. Luego de que el ADN del papá diera resultado positivo, la jueza tuvo por acreditada la filiación y ordenó agregar el apellido paterno del nene.
El pasado 15 de abril, en pleno aislamiento por el brote del virus Covid 19, la jueza habilitó de oficio la feria extraordinaria para concretar la inscripción del nuevo emplazamiento del niño.
“Ese mismo día, por la mañana, enviamos un oficio al Registro Civil Provincial, que funciona en Viedma. Lo hicimos por correo electrónico con firma digital, solicitando la inscripción de la filiación del niño en función de aquella sentencia. Una hora más tarde recibimos la respuesta del Registro Civil, que nos adjuntó por mail el acta de nacimiento con las modificaciones. Fue una gran alegría para nosotros, porque la inscripción, identificación y documentación de las personas es considerada un servicio esencial y no debe interrumpirse. Y especialmente en este caso, por el respeto al derecho a la identidad como derecho humano, esencial”, valoró la jueza Calvo.
La titular del juzgado explicó que en épocas “normales”, ese tipo de oficios al Registro Civil se envían impresos, por correo postal, siendo los abogados particulares o los defensores oficiales los responsables de diligenciarlos. Esa tramitación no digital requiere, necesariamente, de tiempos mucho más extensos en comparación con lo sucedido en este caso, en el que la inscripción del segundo apellido fue inmediata y la respuesta desde Viedma al Juzgado sólo tomó una hora: el mismo día de la presentación, la nueva filiación, en un acta en formato PDF, quedó incorporada al expediente como documento oficial.